IMG_5677.JPG

PÁNEL MUSEOS COMUNITARIOS

Artículos relacionados:

Ireri Huacuz Dimas y Luis Guzmán explicaron los retos, las posibilidades y ventajas de montar un museo comunitario, así como la importancia de la existencia de estos espacios para contar la historia de la comunidad desde la visión de sus miembros.

Por Cynthia Landa

Luis Guzmán

Director del museo 'El Hijo del Lago', Isla Janitzio, Michoacán

"A partir del conocimiento y reconocimiento de las comunidades indígenas de nuestro país podremos crear una sociedad más equitativa y justa" -Luis Guzmán

Con el objetivo de acercar la cultura purépecha a los turistas que visitaban Janitzio, Luis, y su familia, emprendieron la tarea de crear un museo comunitario que albergara la tradición purépecha de la isla Janitzio. “Necesitamos crear un espacio en la comunidad, porque mucha gente desconoce que hay indígenas en este país. A lo mejor de ahí viene la discriminación, a lo mejor de ahí viene la intolerancia, a lo mejor de ahí viene el racismo. Necesitamos crear espacios para que conozcan nuestra cultura y nuestros rituales”, enfatizó Luis Guzmán.

 

A partir del conocimiento y reconocimiento de las comunidades indígenas de nuestro país podremos crear una sociedad más equitativa y justa; indicó Luis quien es hablante nativo de la lengua purépecha. 

 

“Cuando empezamos el proyecto nos dimos cuenta de que la cultura no generaba dinero, porque yo había pensado que los turistas que iban a visitar este museo iba a ser la gente del extranjero, capacitada intelectualmente, que leía y se documentaba.” Compartió Luis que en los primeros meses del museo los turistas norteamericanos sólo se detenían un momento a las puertas del museo y al ver que solo había “palos, piedras y ollas” se iban. “No me había dado cuenta qué difícil era construir un museo, a mí se me había ocurrido, pero yo no sabía las implicaciones que tenía construir un museo.” 

 

Las primeras piezas del museo eran artilugios de pesca que había heredado Luis Guzmán de su abuelo, entre ellos está una canoa de 14 varas, como relata Luis, “Monolisa, o sea, es un árbol de una sola pieza. La subimos hasta la mitad de la isla, eso fue una locura, la isla tiene calles muy estrechas, yo la quería meter en la noche para que nadie supiera que estaba metiendo esa canoa, pues tuvimos que abrir todos los negocios para poder llevar esta canoa al museo…”

Luis no conocía el valor y la importancia de las piezas que heredó; empezó a valorarlas a partir de la visita de una investigadora francesa a la isla quien estaba haciendo una tesis doctoral sobre las canoas de madera y por qué los aztecas y los purépechas habían hecho su civilización en los lagos donde el transporte fundamental eran las canoas. Comentó Luis que “Fue ahí cuando empecé a interesarme en la importancia que tenían todos estos elementos que nosotros estamos perdiendo. Necesitamos preservar esto, hoy ustedes no van a encontrar canoas en la región. Nosotros tenemos un patrimonio, un oficio primigenio que nuestros abuelos conservaron durante milenios.” 

 

El abuelo de Luis Guzmán, como muchos otros antiguos pobladores de la isla Janitzio, 

aplicaban la sustentabilidad, sabían cuándo pescar el pescado blanco, cuándo el charal, cuándo pescar la cúmara. Usaban redes de algodón lo que permitía que el lago descansara porque se sacaban del agua diario para evitar que se pudrieran. Ahora se usan redes de nylon que se quedan tres o cuatro días en el agua y el lago nunca descansa. Esto ha ocasionado problemas al ecosistema y a los habitantes de la isla. “Nuestros abuelos tal vez no conocían la palabra sustentabilidad, pero lo aplicaban en sus acciones”, afirmó Luis. 

 

Luis hizo una analogía entre las tradiciones purépechas y la creación de espacios como los museos comunitarios, explicó la importancia de darle continuidad a estos proyectos para que sean sustentables. También destacó que es importante que a través de los museos comunitarios se cuente la historia desde la cosmovisión de la comunidad, por esa razón él ha preferido no vincular su museo con alguna institución para preservar su perspectiva indígena. 

“Yo intenté meter este proyecto a muchos programas [..] Pero me dicen: ‘te tienes que alinear a estos lineamientos’. Yo digo no, necesitamos seguir contando la historia desde nuestra cosmovisión, para esto se requiere documentarnos en los propios documentos que generaron nuestros abuelos. Los purépechas tenemos un documento base que es “La relación de Michoacán” documento escrito en 1540, en donde narra cómo vivían nuestros pueblos de esa época, ahí está la base.”

"Este es el trabajo que a mí me toca hacer como habitante de la comunidad, cada uno somos responsables de hacer algo, no venimos a pasear a este mundo, tenemos una misión en la vida." -Luis Guzmán

2museo janitzio45.JPG

El museo “El hijo del Lago” hoy día sirve como un espacio de diálogo, donde asisten invitados, talleristas; niños de la comunidad acuden a ver películas y documentales. Luis compartió los retos a los que se enfrentó dentro de su propia comunidad: “los propios habitantes me quisieron tumbar este museo, pero dejamos pasar el tiempo y ahora ya la comunidad lo recibe bien.” Enfatizó en que a veces es necesario sacrificar cuestiones personales por el bien común. Luis, por ejemplo, está aportando un espacio, que podría destinar a usos comerciales, para beneficio común, para los jóvenes, los niños de su comunidad. 

 

“Este es el trabajo que a mí me toca hacer como habitante de la comunidad, cada uno somos responsables de hacer algo, no venimos a pasear a este mundo, tenemos una misión en la vida.”  Estamos aquí porque estamos convencidos de que este país necesita un cambio y que el cambio nace de nosotros. Que las acciones nacen de nosotros, que tenemos mucho que aportar como sociedad mexicana, que las instituciones tienen su trabajo, pero yo también como ciudadano puedo contribuir con un granito de arena para que mejore comunidad”, concluyó Luis.

Ireri Huacuz Dimas

Directora del Museo del Estado de Michoacán

Es directora del Museo del Estado auspiciado por el gobierno de Michoacán. Es el museo que representa a los michoacanos, de manera institucional, tiene colecciones sobre arqueología, historia y etnología de la región. 

 

Ireri explicó la importancia de la historia que se cuenta a través de los museos, hizo una analogía con una obra de teatro donde hay personajes e iluminación especial para destacar temas. Además recalcó la importancia de crear un museo comunitario que cuente la historia de la comunidad desde una perspectiva propia, en comparación con el discurso institucional. 

“Existen retos y se requieren muchos recursos, pero cuando existe la participación de todos, esto es mucho más sencillo”, concluyó Ireri.