banners-artistas-gula.jpg

“La pieza está inspirada en todo lo típico de la periferia. Yo creo que en la ciudad, pocas son las personas que hacen todavía salsa en molcajete, ¿no? Es algo que yo he visto, sobre todo en mi familia, a mi mamá le encanta hacer todo en molcajete, en el metate y siento que es muy, muy de de ciertos puntos de la periferia, como Tláhuac o Chalco, o los pueblos vecinos de Chalco, o en Ameca o Tlautla, pues todavía se sigue conservando esa tradición."

"Y aparte, lo que tenemos en el entorno, que es el maíz, que es algo que representa en todo el país, pero sobre todo aquí en estas zonas pues se sigue sembrando y tenemos maíces de todos los colores que es maíz criollo y los chiles que es también algo que representa. [La pieza] se llama “Salsita para la cruda” porque cuando tenemos éstas… cuando andamos enfiestados, pues una buena salsa o chilaquiles picosos siempre nos levantan. Entonces está inspirado también en eso y sobre todo en la gastronomía que hay típica de toda la zona de la periferia.”

“Los chapulines también representan la parte de la entomofagia, que sobre todo en la periferia, todavía tendemos a comerlo y de hecho es barato esa comida, los chapulines, los acociles, los humiles, las chicatanas que si te vas al centro o a la ciudad o en los restaurantes, digamos, “según tradicionales” ya te dan carísimos esos platillos cuando aquí en la periferia los encuentras baratos o te dan una latita en diez o 15 pesos. Y es algo que me gusta, esa parte de que me gustan los insectos, pues a mí me gusta consumirlos. Ese es un gusto que tengo y que pues sí tiene que ver que me gusten y todo, pero siento que es algo con lo que he vivido toda la vida. A mí me gustan los insectos desde niña y siempre los he visto en el tianguis o en el mercado y a donde vaya, si voy a Chalco o si voy a Tláhuac, donde vaya siempre lo primero que busco “Ah, quiero chapulines o quiero acociles” y compro mi bolsita y me gusta mucho hacerlos en salsa o con epazote para taquear.”

Esmeralda Ávila Boyas, también conocida como Gula AB, es arquitecta de formación, tiene una especialidad en materiales y en tecnología. Actualmente se encuentra estudiando el doctorado con especialización en acabados arquitectónicos sostenibles con materiales naturales; el material que trabaja es el suelo tipo tepetate que es el que abunda en las zonas volcánicas. Es catedrática de la UNAM en la subárea de expresión y área de diseño arquitectónico integral. La parte artística de su carrera inició con esténcil, primero desarrolló esta técnica de manera experimental, luego de muchos años de práctica la adoptó y posteriormente empezó a pintar en acuarela, ahora combina ambas técnicas en su obra.